Costa Rica: Cultura

Costa Rica posee una cultura que enorgullece a sus habitantes, con mucho que ofrecer a quienes deseen descubrirla.

La riqueza cultural de Costa Rica radica en la diversidad de su gente. A lo largo de la historia, a la población indígena de origen prehispánico se han sumado oleadas de inmigrantes que se asentaron en este suelo, convirtiéndolo en su hogar.

Costa Rica recibió la imprenta en 1830. Su literatura ha dado, además de bellos trozos costumbristas, singulares ensayistas y prosistas en la primera mitad del siglo XX. Se destacan las novelas sociales como las de Carlos Luis Fallas.

Los pintores nacionales han dejado una honda huella en la estética regional, y el salto a una modernidad acelerada fue dado por la generación de Francisco Amighetti. Además de eso, Costa Rica ha tenido retratistas de renombre como Enrique Echandi, Gonzalo Morales Alvarado y Gonzalo Morales Sáurez. Otros artistas pictóricos de importancia en Costa Rica son, Rodolfo Stanley, Fernando Carballo, y Rafa Fernández.

Con la formación de la Orquesta Sinfónica Juvenil las vocaciones afluyeron, y sobrevino la consolidación de la Orquesta Sinfónica Nacional.

La danza también es una disciplina más popular, y el teatro se ha fortalecido en los últimos 30 años. Costa Rica hoy ofrece gran cantidad de opciones artísticas entre las que se contempla, además de la música, la danza y el baile; el teatro, el cine, la producción cinematográfica y televisiva, la plástica y las letras.

Igualmente, en la actualidad, además de un componente mestizo mayoritario, existen varios grupos étnico-nacionales y colonias de inmigrantes que reivindican su herencia cultural particular, como los afrodescendientes, chinos, hebreos, libaneses, italianos, etc., así como los pueblos indios Bribri, Cabécar, Maleku, Teribe, Boruca, Ngöbe, Huetar y Chorotega.

Los costarricenses se enorgullecen de tener más de un siglo de tradición democrática y más de 50 años sin ejército. Éste fue abolido en 1948, y los recursos que se dejaron de invertir en armas se ha destinado a mejorar el nivel de vida de sus habitantes, especialmente en salud y educación, lo que ayuda a fortalecer la paz social que hace de Costa Rica un lugar agradable para visitar.

Los “ticos”, como también son conocidos los costarricenses, son famosos por ser gente hospitalaria y les gusta conservar esa reputación. Son educados y trabajadores, les siempre tienen una sonrisa y un apretón de mano para regalar.

Saben que Costa Rica es especial, y generalmente aceptan gustosos guiar a los visitantes que están perdidos, a veces incluso explicándoles cosas que pueden resultar extrañas para un extranjero, y hacen su estadía lo más placentera posible.

Se dice que los ticos son el mejor activo de esta nación, y una vez que usted haya experimentado su amistad y espontaneidad, ya no le quedará duda al respecto.

Caribe Costarricense

Puerto Limón, el principal punto del Caribe para el atraque de cruceros, recibe a sus visitantes con una exuberante vegetación y la amigable cultura afro-caribeña.

Cuando arribe a esta provincia, encontrará variados ambientes para que elija el de su gusto.

El Caribe Norte le otorga una aventura de más contacto con la naturaleza, la cual es representada por el Parque Nacional Tortuguero. Esta zona le otorga al turista observación de aves, desove de tortugas, canales fluviales y una enorme cantidad de flora para completar su tour.

La parte Sur del Caribe fomenta sus atractivos en las playas y las costumbres autóctonas de la zona. Cahuita, Puerto Viejo y Gandoca Manzanillo representan los principales poblados, desde donde disfrutará el sabor caribeño que se caracteriza por su arquitectura y gastronomía, lo cual garantiza la satisfacción del turista.

Toda esta belleza escénica, se complementa con un excelente sistema de tours. Organizados para ofrecer una gran variedad de opciones a escoger, entre ellos: el teléferico, tours a caballo, contacto con la naturaleza, canales de Tortuguero, visitas a piñales, plantas de flores tropicales, haciendas de azúcar o plantaciones de banano y hasta un recorrido por la capital.

Su proximidad con el Canal de Panamá, el Golfo de México y el sur de los Estados Unidos, le dan una posición privilegiada en la costa Caribe.

La terminal de cruceros y el puesto de roll-on / roll-off para satisfacer la demanda de buques de pasajeros fue construido en 1997, y modernizada en el año 2003. Tiene un calado de 10 m, una longitud de 295 m y un ancho de 16 m. Todo complementado con una terminal turística.

El muelle ofrece todos los servicios para una adecuada operación, de forma segura y profesional. Entre ellos se encuentran el suministro de agua potable, combustible, pilotaje, servicios medios y algunos otros.

Durante la temporada de cruceros, que va de octubre a abril, Puerto Limón recibe importantes líneas, tales como Carnival, Royal Caribbean, Norwegain, Premier Holland America y muchas más.

El Puerto de Moín, está a 8.2 km oeste del de Limón, ambos forman el mayor complejo portuario de Centroamérica y son la puerta comercial de los mercados de Estados Unidos, Latinoamérica y Europa.

Puerto del Pacífico

Puntarenas y Caldera conforman los dos puertos principales de la costa pacífica costarricense. Estos dos puertos son administrados por el INCOP (Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico).

Desde cualquiera de ellos, estará a menos de 2 horas de viaje a las grandes atracciones que encierran los diversos tours que ofrecen las zonas: Parques Nacionales del Pacífico Medio como Manuel Antonio y Carara, los viajes al Valle Central que permiten al turista conocer la imponencia del Volcán Poás, visitar Sarchí, reconocida por sus hermosas artesanías o también podrá ir a San José (aproximadamente a dos horas de Puntarenas).

La riqueza del Pacífico Central puede disfrutarse al realizar un tour a caballo, observación de lagartos, recorridos en los teleféricos, practicar rafting o caminatas en las copas de los árboles en varias zonas cercanas.